Por: María Arvelo – Equipo de Redacción A Tu Salud

El urólogo Ricardo Szemat Daher aclaró que el término ‘fractura de pene’ es una expresión coloquial que aplica cuando los tejidos del miembro se desgarran durante la relación sexual, bien por algún tipo de posición que se pueda adoptar o movimiento fuerte durante el acto.

En exclusiva para A Tu Salud, explicó que cuando esto ocurre puede identificarse a través de un sonido similar a un chasquido. Sin embargo, en otras oportunidades puede pasar desapercibido.

Advirtió que de no tratar este traumatismo, se puede desarrollar la “enfermedad del peironie”, que se caracteriza por una etapa aguada donde las erecciones son dolorosas. Posteriormente, el paciente sentirá en el pene un área dura o fibrosa y comienza a deformarse, hasta tener una curvatura.

Tratamiento

Si el paciente notó que durante la relación tuvo un traumatismo, debe ir de inmediato al médico para tomar medidas en función de evitar complicaciones. Pero si ya se ha instaurado hay que identificar si está en la etapa aguda (donde se aplica medicamento para calmar el dolor y evitar la formación de placas que deforman el pene) o crónica (donde se forma una placa similar a un reloj de arena y genera disfunción eréctil).

¿Vida sexual… fracturada?

Szemat Daher aseguró que un hombre que haya sufrido una fractura de pene puede continuar su vida sexual aunque con dolor o dificultad.

“Generalmente, en estos momentos íntimos es que se da cuenta que tiene un problema en el miembro porque le duele o se sale de la vagina constantemente. Allí es justo cuando acuden al médico a ver qué les sucede”, expresó.

Atención en la cama

La mayoría de los casos de fractura del pene suceden cuando la mujer está encima del hombre.  En esa posición el pene puede deslizarse fuera de la vagina y golpear contra el hueso pélvico mientras es presionado. Por lo que si el pene se sale, debe detenerse un momento para volver  a reinsertarlo en la vagina.

Luego, es importante que nunca  se intente la penetración  sin que el pene esté bien lubricado. Cuando el pene está lubricado de manera suficiente es menos probable que se flexione peligrosamente.

Tampoco se debe intentar la penetración sin que el pene esté total y completamente erecto. De lo contrario, es sumamente peligroso.

Fuente: Ricardo Szemat Daher, urólogo / Twitter: @docszemat Ricardo Szemat Daher/ Telf: 0414.275.1077

Comenta y se parte de nuestra comunidad