Por: Equipo de Redacción A Tu Salud

Los traumatismos dentales son lesiones que ocurren en el diente por diferentes causas. Principalmente por motivo de caídas, que suelen ser frecuentes cuando el bebé está aprendiendo a caminar y no coordina bien sus movimientos; así como en las etapas cuando los niños aprenden a andar en bicicleta y aumentan las actividades de mayor contacto.

Las consecuencias son diversas, entre ellas, fractura de esmalte y dentina, heridas en labio y frenillo labial, absceso dental originado por un golpe y relación entre dientes  temporarios o de leche con los permanentes.

Las pequeñas fracturas en los dientes, pueden causar la muerte del nervio, tanto en los dientes primarios como en los permanentes; debido a que los dientes de leche anteriores, tienen su raíz muy cerca de los dientes permanentes, con lo cual el traumatismo puede afectar al diente permanente que se forma por debajo.

Todo  traumatismo que suceda en la cara debe ser evaluado clínica y/o radiológicamente por un odontólogo para descartar lesiones mayores en los tejidos blandos y duros de la boca.

Es importante estar atento ante cambios en el aspecto del diente, más aún si implican cambio de color; si el diente se torna gris o marrón, generalmente es un signo de necrosis o muerte del nervio, que debe ser evaluado por un profesional.

Lo recomendable es acudir de inmediato al especialista, logrando que el tiempo que transcurre entre el accidente y la consulta dental no sobrepase las dos horas, a razón de que un traumatismo es una situación que se debe atender con carácter de emergencia.

Fuente: TuOdontologa.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad