Por: María Arvelo – Equipo de Redacción A Tu Salud

El pediatra Germán Quintero explicó para A Tu Salud que la circuncisión es un procedimiento habitual en el que se extrae quirúrgicamente la piel que recubre la punta del pene. Generalmente, se aplica en los niños recién nacidos y, a menudo, dentro de los dos primeros días de vida.

“Los niños nacen con un pliegue de piel, llamado prepucio, que cubre la cabeza (glande) del pene. Durante la operación, se extrae el prepucio para dejar expuesta la cabeza del pene. Normalmente, no requiere de puntos de sutura”, detalló.

Quintero aclaró que la circuncisión no es medicamente requerida, pero estudios muestran que disminuye ciertos riesgos de salud.

Luego de la operación

El pene circuncidado suele demorar entre 7 y 10 días en recuperarse después de la intervención. Hasta ese momento, la punta puede verse en carne viva. En caso de que observe los siguientes síntomas, debe llamar al médico inmediatamente: Sangrado persistente, enrojecimiento en aumento alrededor de la punta del pene, fiebre, indicios de infección (como la presencia de vesículas con pus), el bebé no orina normalmente dentro de las 12 horas posteriores a la circuncisión.

¿Beneficioso para la salud?

Según el experto, durante el primer año de vida, los niños circuncidados tienen menos probabilidades de contraer infecciones urinarias. Esta alternativa puede ayudar a mantener el pene circuncidado limpio y desinfectado. Sin embargo, puede enseñarse a los varones no circuncidados a limpiarse correctamente debajo del prepucio.

“Existen estudios demuestran que los hombres circuncidados corren un menor riesgo de desarrollar cáncer de pene (aunque se trata de una enfermedad infrecuente). La circuncisión puede disminuir el riesgo de contraer VIH a través de una pareja infectada de sexo femenino”, subrayó.

Las relaciones íntimas y la circuncisión

Quintero aseguró que no existe ningún estudio que demuestre que la circuncisión juegue un papel fundamental en el deseo sexual o en la eyaculación.

De acuerdo al especialista, en la actualidad hay opiniones encontradas sobre este tema: “Los que están en contra creen que hacerla en los niños recién nacidos es una mutilación, pero existen muchas evidencias que demuestran los beneficios, como disminuir el riesgo de infecciones transmitidas sexualmente”.

¿Qué dice la OMS?

La Organización Mundial de la Salud y el Programa de la Organización de Naciones Unidas contra el Sida, recomendaron el 28 de marzo de 2007, por primera vez, para regiones con alta prevalencia de VIH y SIDA, la circuncisión masculina como medida para reducir el

 de contagio”.

Mitos y realidades

-Mito: La circuncisión cura la eyaculación precoz.

Realidad: estudios científicos publicados en revistas especializadas a nivel mundial revelan que ni la circuncisión ni el uso del condón retardan la eyaculación.

-Mito: la circuncisión agranda el tamaño del pene.

Realidad: el pene alcanza su tamaño normal y la operación no estimula el crecimiento de este ni lo agranda en medidas.

-Mito: las relaciones sexuales con hombres circuncidados son más placenteras.

Realidad: no existe ningún estudio científico que demuestre que por ser circuncidado un varón sea capaz de garantizar más placer sexual.

Fuente: Germán Quintero, pediatra / Telf: 04261193245

Comenta y se parte de nuestra comunidad