Por: Equipo de redacción A tu Salud

Durante varios años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha venido alertando sobre la incidencia del cambio climático en la salud de las personas. Según sus datos, cada año se enferman cinco millones de personas y 150 mil fallecen como consecuencia del cambio climático.

El cambio climático está ocasionando, por ejemplo, un aumento de las enfermedades infecto-contagiosas (dengue, paludismo, malaria), de las enfermedades cardiorrespiratorias y cardiovasculares, e incluso de la malnutrición y la diarrea, quesiguen ocasionando muertes en la población infantil de los países más desfavorecidos.

Asimismo, los daños a la capa de ozono, aumentan la incidencia de los rayos ultravioleta sobre los humanos aumentando sensiblemente los casos de cáncer de piel y cataratas en los ojos.

También impacta la salud mental

Un estudio publicado en el año 2009 por la revista Psychological Medicine reveló que los fenómenos meteorológicos extremos y los cambios continuos en el clima (olas de calor, sequías, inundaciones, etc.), estaban incidiendo en la salud mental de las personas, generando nuevos trastornos producto de la ansiedad, la depresión y el estrés postraumático que produce este tipo de sucesos.

Las autoras de esa investigación revelaron entonces, que el cambio climático afectaría también a quienes padecen enfermedades mentales graves, pues pasan a un segundo plano cuando ocurren este tipo de situaciones, lo que ocasiona que empeoren e incluso, mueran.

El cambio es la clave

Los expertos en la materia siguen apostando a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono en las grandes urbes, así como al establecimiento de políticas gubernamentales pro ambiente;  sin embargo, también hacen un llamado al ciudadano común para que ejerza su cota de poder, es decir, para que hagan pequeños cambios en su estilo de vida como tratar de utilizar menos sus automóviles, consumir menos carnes rojas y no desperdiciar el agua.

Fuentes: OMS, EroskiConsumer

Comenta y se parte de nuestra comunidad