La buena alimentación de los niños es la clave principal para evitar la obesidad. Por esta razón, Johnny Marante, pediatra y nutriólogo de la Clínica la Floresta, comenta que “los padres son pieza fundamental de los hábitos alimenticios de sus hijos, empezando con la lactancia materna, hasta los dos años, en combinación con alimentación alterna”.

En este sentido, la buena alimentación de los niños debe venir desde que son pequeños, ya que al llegar la adolescencia, los jóvenes con sobrepeso suelen ser víctimas de baja autoestima, bullying, entre otros.

Marante explica que no se trata de poner a los niños bajo dieta, sino con un plan de alimentación que esté acorde a sus necesidades metabólicas y garantice el normal crecimiento.

Para ello, el doctor Marante aconseja dividir el plato en porciones: la mitad deben ser frutas y vegetales, un cuarto proteínas y el restante carbohidratos. De la misma manera, el especialista recomienda hacer tres comidas fuertes, más dos meriendas diarias para acelerar el metabolismo, limitar el consumo de azúcar a un 10% diario e ingerir abundante agua.

El especialista agregó que una rutina de ejercicios diario adecuada para los niños y vigilar los malos hábitos en la casa ayudará a que tengan un peso ideal y, por ende, una buena salud.

Por: Equipo de Redacción A Tu Salud

Noticias relacionadas:

La alimentación puede influir en estado de ánimo y sueño del bebé

Comenta y se parte de nuestra comunidad