Las golosinas incrementan la acidez de la saliva y con ella disminuyen las defensas naturales de la boca creando una brecha que es aprovechada por las bacterias que destruyen lo que tengan  a su paso en los siguientes veinte minutos, tiempo que tarda la saliva en restablecer su neutralidad.

 

Si en ese tiempo no paramos de comer golosinas, alargaremos el proceso y prácticamente en dos o tres horas habremos propiciado una acidez capaz de engendrar unas caries.

Por otro lado, es importante evitar las golosinas pegajosas, así como las que permanecen mucho tiempo en la boca como los masticables, gomas de mascar, chupetines, chicles, etc. Es preferible, que elijas, las que contienen grasas o aceites naturales como los maníes, nueces, chocolates, palomitas de maíz sin azúcar, y sobre todo, las frutas.

Recuerda que no es necesario que elimines las golosinas de tu dieta ni de la de tus hijos, solo debes  consumir  las saludables y lavarte los dientes en los 20 minutos después de comerlos.

 

Fuente: http://www.guiainfantil.com/

Noticias relacionadas:

 

¿Cuáles alimentos dañan los dientes?

Comenta y se parte de nuestra comunidad