Consumir alimentos saludables no solo puede hacer que las personas pierdan peso, sino que también puede prevenir diferentes enfermedades. Para lograr esto último, una de las formas más efectivas es la alimentación alcalina.

Esta forma de alimentarse clasifica los alimentos en dos categorías:

·  Alimentos alcalinos: son los que proceden de la naturaleza y no han sido manipulados industrialmente como frutas y  verduras maduras. Por ejemplo: miel, semillas, frutos secos, pasas, soya y derivados.

·  Alimentos ácidos. Los alimentos ácidos son las carnes, los alimentos procesados o cocinados, los azúcares y carbohidratos. Por ejemplo, pescado, leche, huevos, frutas inmaduras, harinas blancas, bebidas carbohidratadas, alcohol, café, aditivos químicos.

Por ello, la alimentación alcalina promueve el consumo equilibrado de alimentos alcalinos (75%) y ácidos (25%), para mantener un pH en la sangre de 7,4. Un pH inferior a 7 es considerado un pH ácido y por encima de 7 es un pH alcalino. El cuerpo necesita un pH alcalino para su óptimo funcionamiento.

“Mantener un régimen alimenticio muy ácido hace que las personas manifiesten un bajo nivel energético general, lentitud en procesos mentales, dolores de cabeza y depresión. Si no existe un equilibrio de minerales, electrolitos y otros nutrientes esenciales, las células no pueden funcionar adecuadamente y empiezan a morir”, asegura la Dra. Margarita Botero, especialista en medicina antienvejecimiento.

Fuente: Dra. Margarita Botero, médico cirujano, especialista en Medicina Antienvejecimiento

Por: Equipo de Redacción A Tu Salud

También puedes leer:

¿Sigues una dieta vegana?

Dieta de la sopa: ¿buena o mala?

¿Conoces la dieta macrobiótica?

Comenta y se parte de nuestra comunidad