Sacri R. Ferrón, investigadora en el Departamento de Biología Celular de la Universitat de València, España, señaló en una entrevista concedida al portal científico español conec.es lo siguiente: “Durante un embarazo siempre hemos hablado de que lo importante es cómo una madre se alimenta y cómo se cuida, pero no es así. Se ha descrito que la epigenética se transmite también por el padre. Hay genes que vienen a través del espermatozoide con la marca paterna, por lo que también importa qué comió el padre y cómo se cuida”.

Respecto a heredar la impronta de los abuelos, la científica añadió: “Se llama la herencia transgeneracional de las marcas epigenéticas. Por ejemplo, la predisposición a sufrir problemas metabólicos puede estar determinada por cambios epigenéticos producidos en los abuelos. La desnutrición en una madre gestante hace tres generaciones puede estar todavía afectando en cómo un nieto desencadena problemas metabólicos como la diabetes, la obesidad o la intolerancia a la lactosa… Simplemente porque hubo problemas de alimentación en la abuela o en el abuelo, su semen estableció estas marcas que se han transmitido generación tras generación. Son investigaciones muy nuevas, que describen problemas metabólicos en modelos de ratón, y ahora se empieza en humanos”.

Para leer la entrevista completa, consulte www.conec.es

También te puede interesar:

Los niños heredan las emociones de sus padres

Genética y medicina personalizada

Predisposición genética a la drogadicción

Comenta y se parte de nuestra comunidad