El cuerpo es conocido, popularmente, como la “máquina perfecta”, debido a que sabiamente elige lo que es bueno para cada órgano que lo compone. Lo podemos ver cuando, por ejemplo,  consumimos ciertos alimentos en altas cantidades, y el cuerpo nos envía señales para detener esos excesos o en algunos casos los expulsamos de alguna forma porque sencillamente no pueden ser digeridos.

Alimentos difíciles de digerir

1 Alimentos grasosos: Los alimentos fritos, debido a la alta cantidad de grasa que tienen, pueden provocar problemas estomacales. Si se sufren de problemas de inflamación intestinal, los alimentos grasosos son especialmente problemáticos.

2 Alimentos altamente condimentados: El uso de picantes  pueden brindar un gran sabor a las comidas, pero también producen irritación en el esófago, provocando acidez e incluso alteran el proceso de digestión.

3 Chocolate en exceso: Para quienes sufren de reflujo gastroesofágico, es contraindicado comer chocolate, esto se debe a que el chocolate hace que el esfínter esofágico inferior se relaje, lo que permite el reflujo del ácido estomacal.

4 Repollo, Brócoli, Coliflor (Crudos): Aunque son vegetales y suelen ser recomendados por ser ricos en nutrientes, son muy conocidos por hacer que se acumulen gases en el intestino. Para evitarlo  hay que «Cocinarlos», pata que se desactiven los compuestos de azufre que generan los gases.

Fuente: http://www.tumedico.com.ve/

También puedes leer:

El perejil es un digestivo natural

Delicioso y nutritivo: calabacín

Pancreatitis: síntomas y cuidados

Comenta y se parte de nuestra comunidad