Nuestro cuerpo exterioriza las afecciones que padecemos a través de diversos tipos de alerta, como malestares o dolores, y el color de la orina también es un tipo de alerta.

Algunos medicamentos o comidas con colorantes artificiales provocan que la orina se vuelva de color rojizo o rosado. Sin embargo, si el color rojizo proviene de la sangre, es preferible consultar a un médico.

Cuando el color de la orina es muy oscuro, podría tratarse de problemas en los riñones, como piedras en ellos, o en el caso de los hombres, restos de semen en el tracto urinario.

Algunas frutas pueden cambiar el color de la orina y hacer que esta tome un tono anaranjado, de igual forma, se debe prestar atención porque también puede deberse a deshidratación o ictericia.

Si el color de tu orina se torna verdoso o azulado, es posible que sea por el consumo de algún colorante en la comida. Cuando se trata de un tono verde acompañado de un olor distinto, puede asociarse a haber ingerido espárragos, pues pueden cambiar sus propiedades.

Cuando consumes proteínas en exceso, puedes observar espuma en la orina, alerta que indica que deberías reducir el consumo de alimentos que tengan este nutriente.

Fuente: http://vivirsalud.imujer.com/

También puedes consultar:

9 cosas que debes saber antes de ir al ginecólogo

¿Cómo prevenir las infecciones de orina?

La orina puede calcular la esperanza de vida

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad