En una investigación recientemente realizada por Phiplip Burnet, de la Universidad de Oxford (Inglaterra), se reveló que los suplementos alimenticios mejor conocidos como pro-bióticos, que benefician a las buenas bacterias del intestino, no solo ayudan a la salud física, sino que también pueden alterar la manera en la que las personas reciben información emocional,  provocando ansiedad.

Durante el estudio participaron 45 adultos, entre los 18 y 45 años de edad, a quienes se les suministró un prebiótico o un placebo en un período de 3 semanas. Una vez finalizada la prueba, los participantes fueron evaluados para establecer la forma en la que procesaban la información emocional por medio de palabras positivas o negativas.

Los resultados revelaron que aquellas personas que consumieron los prebióticos le prestaron más atención a los comentarios positivos que a los negativos, a diferencia de los que tomaron los placebos cuya acción fue contradictoria a la anterior.

Asimismo, los científicos determinaron que los niveles de la hormona cortisol en la saliva de los participantes que ingirieron los prebióticos, era menor a la del otro grupo lo que indica que un bajo nivel de dicha hormona previene la ansiedad, el estrés y la depresión.

Por tal razón, este grupo de investigadores realizará más estudios para determinar si los probióticos (cepas de bacterias buenas) o prebióticos (hidratos de carbono que sirven de alimento para las bacterias) podrían ser utilizados para tratar la ansiedad y la depresión.

Fuente: www.muyinteresante.com.mx

También puedes consultar:

 3 alimentos que causan depresión

Grasas malas pueden causar depresión 

4 alimentos que ponen de buen humor 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad