La polidipsia o sed excesiva es la sensación anormal que tienen las personas por la necesidad de beber agua o cualquier otro tipo de líquido en grandes cantidades al día. Si bien es cierto, el consumo de este preciado líquido vital trae sus beneficios a aquellas personas que desean bajar de peso, no obstante todo en exceso es malo y consumir agua de forma compulsiva y a niveles alarmantes puede ser el resultado de una enfermedad física o emocional, la que puede requerir tratamiento psiquiátrico.

Asimismo, la sed se puede presentar luego de la práctica de ejercicio físico, consumo de medicamentos como los anticolinérgicos, demeclociclina, diuréticos y fenotiazinas, pérdida de los líquidos corporales desde el torrente sanguíneo hasta los tejidos causados por insuficiencia cardíaca, hepática o renal  y también por el consumo de alimentos muy salados.

La sed excesiva también puede ser síntoma de la presencia de altos niveles de azúcar en la sangre por lo que puede ser clave importante para la detección de la diabetes

Fuente: Doctor José Halabe Cherem, profesor de Posgrado de Medicina Interna de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

Notas relacionadas:

Hay que mantener el cuerpo hidratado

Bebidas isotónicas para corredores

Agua de grifo vs agua de botella

Comenta y se parte de nuestra comunidad