Existen dos tipos de personas: aquellas que prefieren entrenar solas para conectarse consigo mismas y aquellas que prefieren entrenar acompañadas para conectarse con los demás.

Tanto entrenar solo como entrenar acompañado tiene su lado positivo y negativo. Lo recomendable, es que intercales ambos tipos para que disfrutes los beneficios de cada uno:

Hacer ejercicio solo

Pros:

Te permite concentrarte y personalizar más tus entrenamientos.

Es una buena oportunidad para tranquilizarte y ponerte en contacto con tu cuerpo.

Además, es recomendable cuando compites contigo mismo y te marcas resultados precisos, ya que así te conocerás mejor y te esforzarás para lograr tus metas.

Contras:

Debes evitar caer en la rutina, pues nadie controla tu evolución.

Es posible que termines evitando aquellos ejercicios que más te fastidien o te cuesten.

Entrenar acompañado

Pros:

Si eliges una pareja que está en forma y comprometida, te ayudará a mantenerte motivado y centrado.

Muchos estudios demuestran que entrenar con alguien que esté en mejor forma que tú te ayudará a obtener mejores resultados.

Contras:

Si tu pareja no es tan rápida ni fuerte como tú, la unión puede terminar afectando tu rendimiento.

Algunos expertos opinan que es sencillo pensar que estás dando tu máximo rendimiento, cuando en realidad podrías esforzarte más.

 

Fuente: Women Health

También puedes consultar:

Circuito quema grasa

Entrenar escuchando música mejora el rendimiento

El arte de entrenar en el aire

Comenta y se parte de nuestra comunidad