De acuerdo a la psicólogo brasilero Vera Zimmermann, “los ritmos musicales complementan la estimulación necesaria para el desarrollo de las diferencias cognitivas en el cerebro”.  Y es que, los tonos, las notas y los sonidos son elementos ricos de información perceptual, que además ayudan a mejorar la atención y la memoria.

Según Zimmermann, hay dos etapas esenciales para introducir a nuestros hijos en la música:

Cuando son bebés:

  • CD: Coloca un CD de canciones infantiles o de música clásica para que el bebé escuche. Si el pequeño mueve las piernas y da gritos durante la melodía significa que aprobó o le gustó el sonido.

 

  • Guitarra o instrumentos relacionados: Si alguno de los padres sabe tocar guitarra, o algún instrumento similar, toquen algunas notas para que el bebé se sienta cómodo y se relaje.

Cuando aún son pequeños:

  • Música en vivo: Aprovecha los conciertos o espectáculos apropiados a su edad para acercarlo a la música.

 

  • Instrumentos: Si no tienes la posibilidad de comprar algún instrumento musical o tu hijo aún no está en edad de ser aceptado en alguna clase de música, crea en casa, instrumentos musicales para estimular su interés y amor por la música. Por ejemplo, en un envase de plástico, que cierre bien, puedes meter algunos granos para crear un sonajero.

 

  • Las escuelas de música: Inscribe a tu hijo en alguna escuela musical para aumentar la potencia de las notas y tonos en su desarrollo.

Fuente: bebesen.blogspot.com

También puedes consultar:

  1. Musicoterapia: Sonidos que intervienen en la sanación
  2. La música mejora tu entrenamiento
  3. ¿Tiene un hijo autista? Esto le interesa

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad