La potencia muscular en el ser humano alcanza su punto máximo entre la segunda y tercera década de la vida, y se mantiene hasta los 45-50 años. La sarcopenia corresponde a la disminución de la masa muscular, que es aproximadamente de 1,5%, llegando hasta 3%, a partir de los 60 años. Sin embargo, ello depende de cuan sedentaria haya sido la persona a lo largo de su vida, ya que estos porcentajes son más altos en quienes no hacen ejercicios.

Un entrenamiento regular contribuye a sobrellevar una vejez con independencia. Empezar nunca es sencillo, pero la consistencia garantiza grandes resultados. Lo ideal es realizar 30 minutos de ejercicio 5 veces a la semana.

Las personas mayores que están iniciando una actividad física, pueden comenzar con caminatas, utilizando zapatos adecuados y ropa cómoda. Pasados 3 o 4 meses, se puede incrementar el nivel caminando un poco más rápido.

También funcionan otras actividades como la bicicleta estática, nadar, subir escaleras y bailar. Lo importante es mantenerse activo.

Fuente: Sarcopenia.es

También puedes consultar:

10 pasos para tratar bien al adulto mayor

Conserva tu cerebro saludable

4 Razones para amar la vejez

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad