Los ejercicios de alto impacto son aquellos que obligan a la persona a despegar los pies del suelo para ser realizados. Requieren mayor empeño, pues durante este tipo de entrenamiento podemos llegar a triplicar el peso de nuestro cuerpo.

Corresponden a actividades como saltar la cuerda (que no es recomendable para personas con problemas en las rodillas o las articulaciones), correr o hacer tenis.

Hacer ejercicios de este tipo contribuye en la regeneración de los huesos, pues el impacto generado ayuda a crear masa ósea. Sin embargo, la fuerza que se produce nos obliga a practicar estos ejercicios con mucha precaución, pues no queremos lesionarnos. Las lesiones más frecuentes que se producen son lesiones en el cartílago, rodillas y ligamentos.

Para evitar este tipo de lesiones, es primordial que calentemos y estiremos antes de comenzar a hacer el ejercicio. También es importante estirar luego de realizar el ejercicio. Asimismo, es recomendable invertir en un buen calzado que absorba la fuerza que se genera del impacto al hacer la actividad.

Fuente: Deporte.uncomo.com

También puedes consultar:

El ejercicio de alto impacto ayuda a la pérdida de grasa corporal

Rutina con TRX

¿Hacer ejercicio mejora los síntomas menstruales?

Comenta y se parte de nuestra comunidad