Aunque el panorama haya cambiado y ya sea común que algunas mujeres sean el sostén del hogar en vez de los hombres, por razones socioculturales, estamos acostumbrados a que los hombres ganen más dinero y cubran las necesidades financieras del hogar. Por eso, cuando las mujeres tienen mejor paga que su pareja, pueden presentarse ciertas dificultades. Quizás el problema inicial no esté relacionado con el dinero, pero con el tiempo esto se evidenciará.

Esta situación afecta tanto al hombre como a la mujer de distintas maneras. La mujer sentirá que aumenta su control en la toma de decisiones y el hombre quizás demuestre inseguridad, frustración y depresión.

La mejor manera de conllevar esta situación es distribuyéndose entre sí las responsabilidades y los gastos por igual, o de manera equitativa al salario de cada uno. También es recomendable evaluar otras variables como el hecho de que quizás el hombre tenga un horario flexible, entonces pueda ayudar en el hogar, pasar más tiempo con los hijos o hacer diligencias. Lo principal es recordar que cada uno debe colaborar para llevar el balance de la relación, es trabajo en equipo.

Fuente: Finanzaspersonales.com

También puedes consultar:

Cosas que debilitan la sexualidad con tu pareja

La falta de autoestima puede acabar con tu relación de pareja

¿Has vivido un triángulo amoroso?

Comenta y se parte de nuestra comunidad