En las vacaciones o en las fechas libres de trabajo, nos encanta escaparnos de la realidad, algunos prefieren ir a la montaña, otros visitan otras ciudades y otros prefieren ir a la playa o a las piscinas, pero debes saber que en éstas últimas tienes un gran porcentaje de contraer algunas de las siguientes infecciones, si el agua no es tratada con las medidas preventivas. Por lo general las infecciones se transmiten tragando accidentalmente agua de la piscina que ha sido contaminada:

  • Dermatitis: La dermatitis es causada por Pseudomonas aeruginosas, un germen con favoritismo por lugares húmedos. Las manchas rosadas que producen picazón se originan por el contacto de la piel con el agua contaminada, unos días después del baño.
  • Diarreas: Es la infección más frecuente adquirida por el uso de agua de piscinas, debido a que el germen transmisor conocido como Criptosporidium, es resistente al cloro. Los gérmenes que pueden contaminar el agua de la piscina pueden afectar a las mujeres embarazadas, los niños y las personas con sistemas inmunológicos débiles.
  • Molluscum contagiosum: Son varias lesiones cutáneas pequeñas que presentan una elevación en la piel y son de color blanco. Pueden ser muy contagiosas pero no son graves. Son muy frecuentes en la parte superior del tronco de los niños y en las extremidades.
  • Otitis externa: Es una infección que se adquiere al introducirse en el agua de las piscinas y afecta la parte externa del oído de personas de todas las edades. Es causada cuando el agua queda en el canal de oído durante mucho tiempo, en el que se crea un ambiente ideal para la formación de gérmenes.
  • Picazón ocular, irritación nasal y dificultad para respirar: Es más frecuente que se den estos padecimientos en piscinas cubiertas porque provocan el uso de irritantes como cloraminas tanto en el agua como en el aire.
  • Pie de atleta: Se contagia por el contacto con pieles infectadas o con hongos en lugares específicos como regaderas, vestidores y -evidentemente- piscinas. Esta infección de los pies es ocasionada por una variedad de diferentes hongos.
  • Verrugas vulgares: Son epiteliomas infecciosos que afectan a las capas superiores de la piel y las mucosas, y varios bañistas suele contagiarse en la zona de los pies, por esta razón es importante utilizar zapatillas de baño al salir de la piscina.

Fuente: http://www.interempresas.net

También puedes consultar:

Hongos, esos molestos ‘bichitos’ veraniegos

¡Dile no a las infecciones respiratorias! 

Evitar que la humedad se concentre en el cuerpo previene los hongos

Comenta y se parte de nuestra comunidad