Si te encanta descansar y relajarte con el sol, la arena y el agua salada te damos unas cuantas razones por las que te encantará caminar durante algunos minutos por la playa:

Caminar por la arena es un ejercicio sano porque te hará trabajar todos tus músculos, especialmente los de las piernas, provocando que se tonifiquen los huesos, las articulaciones y los músculos lo cual hará que evites futuras lesiones. También mejora tu sistema cardiovascular, lo cual activa el flujo sanguíneo evitando las várices.

Cuando los pies entran en contacto con la arena, favorece la relación creando un efecto sedante que te liberará del estrés. La arena es un excelente exfoliante natural que te ayudará con esas molestas células muertas desaparezcan provocando que se tornen más suaves.

Y no nos olvidemos de las virtudes del agua del mar, que contiene minerales como el yodo o el sodio que previenen el envejecimiento.

Si unimos los beneficios de caminar por la arena y hacerlo además sobre las olas del mar, conseguimos de manera natural tonificar nuestros músculos y también un gran efecto relajante.

Fuente: http://www.naturarla.es

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad