Mucha pasión, alegría y felicidad sienten aquellos que gozan de la compañía de su media naranja en San Valentín, pero hay quienes no tienen con quién compartir este día tan “especial”, pueden sentirse afectados, deprimidos e incluso, marginados socialmente.

La depresión del 14 de febrero es un tipo de tristeza asociado con el desamor, la soledad y algunos sueños de vida incumplidos. Hay personas que pasaron por rupturas sentimentales recientes lo cual puede hacer que el día de los enamorados sea una trampa emocional; aquellos que siguen buscando sin cesar al amor de su vida sin éxito, o por otro lado, las personas que no han podido encajar bien dentro de un grupo y se sienten solas pueden verse afectadas gravemente en este día en el que el amor es el protagonista.

Para que evites la depresión en San Valentín,  primero tienes que cambiar la perspectiva y preguntarte si realmente no tienes amor en tu vida. Tal vez no tengas una pareja que te dé regalos, sorpresas y muestras de afecto especiales, pero tienes que recordar que tienes el amor de tu familia y el de tus amigos; incluso es probable que alguno de ellos también se sienta como tú.

Recuerda que tener un novio o una novia no es garantía de felicidad ni de amor, por lo cual, la recomendación es concentrarse en uno mismo y trabajar tus emociones en pro de conseguir una pareja o de dejar de pensar que necesitas de alguien más en tu vida para ser feliz.

Finalmente, es importante que sepas que el día de los enamorados no es un día exclusivo para las parejas, el año tiene muchos más en los que podrás disfrutar estando o no en pareja.

Fuente: http://www.diariofemenino.com

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad