Existen muchas formas de limpiar los oídos sin la necesidad de utilizar un hisopo porque en realidad, los hisopos afectan la salud de los oídos. Aquí te dejamos cinco métodos para limpiar la cera que se acumula en tus oídos:

  1. Con un paño humedecido en agua tibia, limpia el exterior de tus oídos; luego usa tu meñique en conjunto con la toalla para eliminar el sucio dentro del órgano.
  2. Con una jeringa, llena el canal auditivo con algunas gotas de peróxido de hidrógeno, dejando que burbujee durante unos diez minutos.
  3. El siguiente paso consiste en enjuagar todo el cerumen acumulado en el oído con agua regular por medio de la jeringa o un chorro de agua que gotee dentro y fuera de la oreja.
  4. Una vez enjuagado el oído deberás secar las orejas con un paño limpio.
  5. Finalmente, repite el procedimiento con el oído del otro lado.

Fuente: http://www.comologia.com

También puedes consultar:

¿Por qué se tapan los oídos?

¿Sabes cómo afecta el ruido a tus oídos?

Higiene adecuada de los oídos

Comenta y se parte de nuestra comunidad