Los resultados de un estudio realizado en Estados Unidos dieron a conocer la relación entre las hormonas y la regulación del apetito. El estrógeno es una de esas  hormonas que explica por qué a las mujeres con el paso del tiempo les cuesta mantener el peso corporal, ya que una vez entran en la menopausia los niveles de estrógenos decaen.

Durante el estudio, los científicos acentuaron su atención en cuatro moléculas que actúan sobre el hipotálamo, dos que están involucradas con el aumento del apetito mientras que las otras dos están relacionadas con la saciedad.

Lo que observaron los expertos, en ratas de laboratorio, fue que las moléculas que hacen sentir hambre se inhibían por los fitoestrógenos produciendo que los roedores comieran menos.

Los fitoestrógenos son compuestos de los alimentos como la harina de soja que se asemejan al estrógeno y que pueden intervenir en los procesos relacionados con el apetito y la saciedad.

Fuente: http://www.lt10digital.com.ar/

También Puedes Consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad