El Estudio de Cuenca, que ha sido llevado a cabo por el Centro de Estudios Sociosanitarios de la Universidad de Castilla-La Mancha (España), demuestra que “los niños más obesos no lo son porque ingieren más calorías sino por un exceso de sedentarismo”.

Una de las conclusiones de esta investigación, que duró más de 20 años, fue que los más pequeños de casa deben realizar más actividades físicas que permitan mantener su cuerpo dentro de la quema calórica necesaria.

“La actividad física debe estar presente no sólo en el colegio sino también en el resto de actividades. Deben hacerse recreos más activos, e incluso podría hacerse pequeños cortes de tres a cuatro minutos cada hora, porque lo que no parece admisible es tener a un niño de cinco a siete años sentado dos horas sin moverse del sitio, y después llevarlo a casa o a otra actividad sedentaria en coche”, señaló Vicente Martínez Vizcaíno, director del Centro Sociosanitario de esta universidad.

Según los investigadores la obesidad infantil es una epidemia porque afecta a uno de cada cinco niños y su frecuencia ha aumentado en los últimos años.

Fuente: La Tribuna de Toledo

También puedes consultar:

Obesidad infantil pone en riesgo la salud en la adultez

Honey Boo Boo luchará contra la obesidad

Obesidad: condición que la madre transmite a su hijo

Comenta y se parte de nuestra comunidad