Aunque las pieles oscuras son más resistentes a la exposición del sol presentan otras debilidades de las pieles claras y que deben tenerse en cuenta.

La composición de la piel oscura permite que sea más compacta que las claras, lo que produce una especie de barrera que provoca menor absorción percutánea.

Estas son algunas de las observaciones que Eva de Abreu, especialista en medicina estética del Centro Médico Energía Vital Activa de Caracas da para el cuidado de este tipo de piel.

  • Los productos grasos pueden causar acné pues generan mayor secreción sebácea, aunque, esta puede generar menor tendencia a envejecer.
  • Contienen mayor número de glándulas sudoríparas que permite mayor pérdida de agua transepidérmica y por ende una mayor deshidratación que da paso a que se apague el brillo de las pieles.
  • Son más propensas a generar cicatrices con relieve cuando se hace una herida profunda.
  • Contiene elevados niveles de melanina (pigmento que da color a la dermis) lo que puede resultar en ser más propensas a sufrir problemas como marcas negras, decoloraciones e hiperpigmentación post-inflamatoria (oscurecimiento de un área de la piel).

La especialista acota que el acné y las cicatrices en general puede producir manchas más notables que en otros tonos de piel, por lo que recomienda realizarse limpiezas faciales con productos no grasos, exfoliarse con productos suaves con extractos de aloe vera y camomila, usar cosméticos hidratantes y evitar el uso de tecnologías láseres.

“Concientizar a las personas sobre el correcto cuidado de las pieles oscuras resulta de gran importancia para promover la salud cutánea y evitar enfermedades, manchas o cáncer de piel”, agregó la especialista.

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad