Los trastornos alimenticios se vinculan automáticamente con enfermedades asociadas a la adolescencia debido a los cambios hormonales y sociales por los que se pasa en esta etapa. A pesar de esto, se ha comprobado que dichos trastornos afectan a cualquier persona sin importar la edad, el género o la posición social.

Por increíble que parezca, los trastornos alimenticios en adultos mayores son más comunes de lo que parece y por la edad avanzada de esas personas no se sabe que también las padecen, ya que los familiares suelen relacionar los síntomas de pérdida de peso y vómito como síntomas normales del envejecimiento.

Estos trastornos pueden aparecer en la adultez, aunque también puede que la persona afectada haya sufrido de trastornos durante su juventud siendo consideradas como recaídas.

Durante la vejez, los sistemas no son tan resistentes por el paso del tiempo, por lo que los trastornos de alimentación puede agravarlos más rápido provocando efecto devastadores en los adultos mayores.

 

Fuente: http://www2.esmas.com

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad