La base de todas las merengadas proteicas que se preparan en casa será leche o  yogurt, incluso puede ser leche de soja.




A esta base se le pueden añadir distintos ingredientes:

Huevo: Se puede hacer una merengada proteica con leche descremada y clara de huevo cocida. Se mezcla todo hasta que quede líquido. Se puede tomar después de entrenar.

leche-mas-cambur-a-tu-salud

Gelatina: Otra opción es hacer una merengada proteica con leche descremada y gelatina de fresas o fresas naturales. También se pueden utilizar cualquier tipo de gelatina y frutas, ya que la leche aporta las proteínas, al igual que la gelatina, que además brinda altas dosis de hidratos de carbono.

Atún: Esta es una merengada proteica atípica. Hay que hervir una lata de atún al natural con dos vasos de agua. Se bate y se toma frío. Es una buena fuente de proteínas y ácidos grasos omega-3.

Cereales: Mezclar la leche con cereales o frutos secos es otra buena alternativa. Hay que batirlos en una licuadora hasta que quede la contextura de la merengada. También se puede hacer con leche de soya y copos de avena o levadura de cerveza.

 

Cambur o plátano: Añadir a dos claras de huevo, un cambur o plátano picado en trozos y un yogur descremado. Se bate todo hasta obtener un líquido uniforme y de textura suave. Esta merengada se recomienda tomar luego de realizar un entrenamiento exhaustivo, en el cual se requiera un aporte mayor de proteínas. 

Fuente: Vitónica

También puedes consultar:

Merengadas proteicas: Conoce sus beneficios

¿Comer proteínas ayuda a bajar de peso?

 

¿Qué debo comer antes y después de ir al gimnasio?   

 




Comenta y se parte de nuestra comunidad