La oxitocina, conocida como la “hormona del amor”, fue estudiada por investigadores de la Universidad de California (Estados Unidos), quienes sugirieron que durante la primera etapa de desarrollo podría ser positiva la administración de oxitocina para tratar el autismo.

Realizaron la investigación con ratones modificados genéticamente y observaron que el uso de esta hormona logra mejorar su comportamiento social.

Además, otra nueva investigación realizada por el Centro Nacional Yerkes de Investigación de Primates de la Universidad de Emory en Atlanta (Estados Unidos), demostró que para mejorar la función social en enfermedades psiquiátricas como el autismo y la esquizofrenia, inducir la liberación de oxitocina en el cerebro puede ser una opción terapéutica viable.

Estos autores, que también utilizaron ratones en su estudio, comprobaron que el fármaco activó las células de oxitocina, que se liberaron directamente en los centros de recompensa del cerebro responsables de generar vínculos. Los investigadores piensan que inducir un vínculo duradero en los ratones significa que el medicamento podría mejorar el aprendizaje y la atención a partir de la información social en personas que tienen trastornos sociales.

Fuente: Infosalus.com

También puedes consultar:

Investigadores asocian 60 genes con el riesgo de autismo

Utilizan autómatas como maestros de emociones para niños autistas

¿Cómo reconocer si tu hijo padece del Síndrome de Asperger?

Comenta y se parte de nuestra comunidad