Un experimento de la Universidad de Illinois creó una nueva forma de desarrollar un vino que evita la resaca produciendo mayores beneficios para la salud.

El avance se basa en el proceso de fermentación de la bebida que ataca a la levadura utilizada durante la realización del vino.

Por medio de una enzima como un bisturí, los científicos modificaron la fermentación eliminando los compuestos que ocasionan la resaca,  además de mejorar la efectividad de la fermentación maloláctica que aumenta la suavidad del vino.

Gracias a esto, el vino –y otros alimentos realizados por la fermentación-  pueden ser más saludables ya que aumentan los ingredientes buenos para la salud.

Fuente: http://www.elintransigente.com/

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad