Mantener las uñas del tamaño apropiado, con buena forma y apariencia podría resultar una labor titánica.
Sin embargo, la solución es muy sencilla y se encuentra en un ingrediente de la cocina que además colabora en numerosos procedimientos estéticos: el pepino.

Para ayudar al cuidado de las uñas, el pepino debe lavarse y licuarse sin pelar, a fin de mantener el mayor número posible de nutrientes.

La pasta resultante se coloca en un recipiente, dentro del cual se sumergen (por el mayor tiempo posible) las uñas para que se beneficien de todas las propiedades del pepino.

Con información de Internet

Comenta y se parte de nuestra comunidad