La lechosa también se conoce como papaya, melón zapote, mamao, naimi, capaídso, fruta bomba, mamón, nampucha, pucha y paque. Todos conocemos el beneficio que aporta esta fruta contra el estreñimiento, pero no es el único que posee.

La lechosa es antioxidante y previene cánceres de pecho, vejiga, colon o cuello del útero. También, puedes encontrar en esta fruta los siguientes beneficios: actúa contra el envejecimiento prematuro, previene la degeneración visual, protege el corazón, favorece la digestión, evitando la gastritis y la formación de gases, elimina las lombrices intestinales, incrementa la producción de leche en la mujer que están lactando, ayuda en la expulsión de líquidos y resulta adecuada para dietas de adelgazamiento.

En el caso de que no mejorasen los síntomas con su simple ingestión, puede probar con cápsulas comprimidas de papaína.

La lechosa tiene una carga calórica muy baja, por lo que es aprovechada por quienes quieren mantener su peso o realizan dietas para rebajar.

Esta fruta aporta mucha vitamina C y betacarotenos al organismo. Por su carácter antioxidante, previene la vejez, y enfermedades como el cáncer, además de mantener altas las defensas y ayudar en la absorción de otros nutrientes. También se conoce que ayuda en la formación de glóbulos rojos y el colágeno.

La lechosa está totalmente recomendada para todo tipo de personas. En algunos individuos el efecto laxante puede ser mayor al calculado, por lo que debe consumirse con precaución.

“Contrarresta la anemia, pues ayuda a la formación de glóbulos rojos, colágeno, huesos y dientes. Además, favorece la absorción del hierro de los alimentos y aumenta las defensas, porque contiene vitamina A y C, además de antioxidante”, asegura la investigadora y consultora de salud Dulce Ureña.

Fuente: Varias Internet

Comenta y se parte de nuestra comunidad