Lo único que necesitarás es una silla y seguir la rutina que aquí te ofrecemos:

Comienza el ejercicio con las manos apoyadas en el respaldo de una silla. Junta las manos para sujetarte la frente y descargar el peso de la cabeza manteniendo el abdomen contraído.

Dobla ligeramente la rodilla derecha y levanta la pierna izquierda creando un ángulo de 90°. Mantén el pie paralelo a tu muslo como si fuera un martillo. Imagina ahora que quieres tocar el techo con tu talón. Realiza movimientos al aire para fortalecer el bíceps femoral y el glúteo. Repite al menos 10 veces.

En la misma posición ahora acerca tu rodilla izquierda al pecho, inspirando y cruzándola ligeramente, al expirar levanta la rodilla lateralmente hacia arriba. Repite este movimiento 10 veces.

En la décima subida de la serie anterior, aguanta la rodilla lo más alto que puedas e intenta estirar la pierna, durante 5 o 10 estiramientos.

Luego apoya en el suelo esa misma pierna (la que ha estado en movimiento) hacia atrás, respecto de la otra. Estira también tus brazos sin soltar la silla, relajando y estirando la espalda. Toca el suelo con el talón, estirando los músculos de la pantorrilla. Termina la secuencia relajando la espalda, los brazos y la cabeza, y realiza esta misma serie con la otra pierna.

Fuente: Diario Información

También puedes consultar:

Ejercicios de Pilates desde la oficina

Gimnasio 2.0 en casa

Aprende más sobre Yoga

Comenta y se parte de nuestra comunidad