Investigadores de la Pennington  Biomedical Research Center, de Estados Unidos analizaron los hábitos físicos y el peso de 6539 niños con edades comprendidas entre los nueve  y 11 años de doce países de varios continentes y determinaron que los que permanecen más tiempo sentados frente a la computadora o el televisor durante muchas horas al día tienen más probabilidades de desarrollar obesidad.

Durante 15 meses midieron el nivel de actividad física, su masa corporal y altura.  Notaron que en promedio los niños invertían 60 minutos diarios en actividades físicas  moderadas, 18 minutos en ejercicios vigorosos y 513 en conductas sedentarias, siendo las niñas las que menos tiempo a ejercitarse dedicaban.

Aquellos infantes con obesidad fueron los que se movían menos y que dedicaban mayor parte del tiempo a actividades sedentarias y muy poco tiempo al ejercicio.

Concluyeron que la actividad física moderada y vigorosa, por un lapso de al menos 55 minutos diarios, ayuda a prevenir la obesidad infantil, sin importar nivel socioeconómico, raza o país de origen.

Fuente: Entre Padres

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad