Muchos quieren llegar a la meta, sin saber cómo. Hoy A Tu salud, te dará cuatro recomendaciones para que el cansancio o fatiga no te dominen y aumentes tu velocidad al correr:

1.- Trabaja sobre tu técnica. Ejecutar la técnica adecuada al correr puede hacer una gran diferencia en tu velocidad. Durante la etapa de aceleración, eleva tus rodillas fuertemente y mueve tu brazo opuesto hacia atrás a medida que das el paso. Mantén una línea recta a lo largo de tu cuerpo. Inclínate hacia adelante 45 grados para lograr una trayectoria máxima con tu centro de gravedad apenas delante tuyo. Mantén el tren superior relajado y el torso rígido.

A medida que aceleras, incorpórate gradualmente hasta una posición erguida, manteniendo tu cuerpo en línea recta. Para alcanzar la máxima velocidad luego de la fase de aceleración, mantén la rodilla delantera empujando hacia adelante y la pierna trasera flexionada hacia abajo para que el talón se mueva hacia adelante apuntando a la nalga antes de mover hacia adelante e intercambiar piernas. Mantén la posición vertical: imagina un poste que va desde la parte superior de tu cabeza hacia abajo en el suelo. Los brazos deben tener una acción de martilleo agresivo, pero los hombros y la parte superior del cuerpo deben permanecer relajados.

2.- Realiza entrenamiento de fuerza. Los ejercicios de resistencia como levantamiento de pesas ayudarán a preparar los músculos necesarios para correr a máxima velocidad. Ve al gimnasio dos veces por semana, y concéntrate en ejercicios compuestos como las sentadillas que abarquen grupos de músculos.  Corre tramos cortos en subida, o tira de una carretilla con peso, que es particularmente efectivo para mejorar tu fase de aceleración.

3.- Mejora tu fuerza abdominal. Un abdomen fuerte te permite mantener tu torso rígido al correr, permitiéndote concentrar más fuerza en tus piernas para llevarte hacia adelante, y no dispersar tu fuerza en un torso endeble. Agrega variantes de la tabla a tus entradas en calor y ejercicios postentrenamiento, e incluye circuitos de entrenamiento abdominal en tu rutina de preparación física.

4.- Corre regularmente. Agregar corridas al final del entrenamiento, o realizar entrenamientos de corridas con intervalos de manera regular, ejercitará tu sistema neuromuscular para correr más veloz y eficientemente.

Fuente: www.ehowenespanol.com

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad