De acuerdo con un estudio, aquellos infantes que pasan mucho tiempo en frente a las pantallas de las computadoras o de la televisión tienen más posibilidades de padecer obesidad infantil.

Durante  más de un año, los expertos midieron la actividad física en los niños con un acelerómetro en la cintura, además de medir su índice de masa corporal y altura.

Una vez terminada la investigación, los resultados fueron que los niños invertían 60 minutos en actividades físicas moderadas, 18 minutos en ejercicios de alto grado y un poco más de 500 minutos en conductas sedentarias.

Las conclusiones fueron que los niños obesos eran –evidentemente- los que menos se movían porque dedicaban más tiempo en actividades sedentarias como estar un largo período de tiempo en la computadora o en frente al televisor.

Los autores del estudio explican que  practicar diariamente ejercicios moderados durante 55 minutos, ayuda a que los niños no padezcan de obesidad infantil.

 

Fuente: http://www.informador.com.mx/

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad