Por primera vez se ha podido cuantificar y clasificar el efecto de enfermedades como el lupus, la diarrea infecciosa y la obesidad en el cuerpo humano basándose en la composición de las bacterias que componen el tracto gastrointestinal.

Los investigadores han analizado la incidencia de las enfermedades en las bacterias por primera vez y la composición y diversidad de especies químicas producidas por las bacterias intestinales, que se conoce como metaboloma, en varios grupos de pacientes.

El primer grupo a investigar estaba formado por pacientes con lupus, una enfermedad reumática sistémica y crónica. Un segundo grupo lo formaban pacientes con diarrea infecciosa causada por la bacteria patógena Clostridium difficile.

El análisis de algunos pacientes con diarrea infecciosa reveló que tener diarrea infecciosa también se asocia con un perfil metabólico gastrointestinal definido.”Pudimos demostrar que los cambios inducidos por este patógeno (C. Difficile) son diferentes a los que son causados ​​por otros patógenos, por ejemplo Escherichia coli”, comenta la investigadora María José Gosalbes.

Con respecto a la flora intestinal, conocida como microbiota, se considera como un órgano adicional al cuerpo formada por millones de bacterias que interaccionan entre sí y con el organismo, por lo que afectan su funcionamiento y salud.

Se conoce que aquellos trastornos intestinales, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, y enfermedades como la obesidad, el cáncer y enfermedades autoinmunes, pueden causar cambios en la composición de las bacterias intestinales.

Hasta la fecha no se había aclarado qué enfermedades son las que producen -o no- las mismas o diferentes alteraciones en la microbiota alterada y si sobre esta base es posible clasificar diferentes enfermedades.

A su vez, tampoco se sabía si en presencia de múltiples enfermedades o fisiopatologías hay alguna que domina a la hora de inducir los cambios gastrointestinales.

“Definir estos cambios es importante, ya que puede depender no solo la progresión de la enfermedad sino también de nuestra salud”, explica el catedrático de Genética de la Universidad de Valencia, Andrés Moya.

 

Fuente: rtve.es

 

También puedes consultar:

Bacterias podrían ser causantes de la obesidad

¿Cómo funciona la resistencia bacteriana?

Crean antibiótico que no genera resistencia

Comenta y se parte de nuestra comunidad