El investigador español Jesús Antonio Hueto Prado, ha desarrollado dos fórmulas matemáticas que permiten mejorar el tratamiento de la apnea del sueño, el más frecuente de los trastornos respiratorios que se producen al dormir.

Hueto Prado ha estudiado a pacientes afectados de apnea de sueño y tratados con CPAP, que consiste en introducir aire a presión a través de una mascarilla.

«Dependiendo del grado de gravedad del síndrome, hay que introducir el aire a mayor o menor presión», asegura Hueto. Hasta ahora, para determinar la presión necesaria los pacientes realizaban una serie de pruebas hasta alcanzar el nivel óptimo. Los resultados de la investigación demuestran que la presión del aire inyectado a través de CPAP depende de la resistencia nasal y del índice de masa corporal.

«Puesto que el índice de masa corporal, junto con la resistencia nasal, es un factor fundamental en las fórmulas obtenidas, podemos afirmar que la reducción de la resistencia nasal y del peso contribuye a disminuir la presión de CPAP necesaria», concluye la investigación. La reducción de la resistencia nasal se consigue, en algunos casos concretos, mediante intervención quirúrgica.

El investigador ha podido elaborar dos fórmulas matemáticas que permiten realizar predicciones y extrapolaciones de forma fiable, para determinar la presión de aire que cada paciente necesita. «El objetivo es mejorar la tolerancia a la máquina de CPAP, puesto que las presiones menores son mejor toleradas por los pacientes, y por tanto, ayudan a no abandonar el tratamiento».

Fuente: www.diariovasco.com 

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad