Si bien es cierto que realizar ejercicio y llevar una alimentación saludable suelen ser las vías idóneas y más seguras para perder grasa, muchas veces no se logra eliminar por completo la grasa localizada.

Para deshacerse de esa grasa localizada, hay en el mercado diversos tratamientos estéticos que pueden dar buenos resultados si son aplicados por especialistas certificados en la materia.

La mayoría suele utilizar masajes o técnicas que generen calor para reducir el tejido adiposo. “Sin embargo, gracias a los avances tecnológicos, hoy en día se cuenta con la ‘Criolipólisis o CoolSculpting’ un método capaz de reducir la grasa corporal haciendo uso del enfriamiento controlado del tejido adiposo de forma no invasiva para inducir la descomposición de las células grasas”, explica la Dra. Lorena Petit, médico cirujano especialista en medicina estética del Centro Diagnóstico Estética Láser CDEL.

Los principios científicos de la criolipólisis fueron descubiertos por los dermatólogos Dieter Manstein y R. Rox Anderson del Wellman Center for Photomedicine del Hospital General de Massachusetts en Boston, un centro educativo afiliado a la Facultad de Medicina de Harvard.

La Criolipólisis se sirve de un dispositivo con forma de succionador que se aplica a la piel enfriando los adipocitos (células grasas). Es un novedoso procedimiento sencillo e indoloro y su funcionamiento se puede separar en cuatro pasos:

–       Paso 1: Se aplica enfriamiento controlado de manera precisa en la capa de grasa a través de la piel.

–       Paso 2: Se mantiene el enfriamiento durante un tiempo predefinido  (30 a 40 minutos) para destruir las células grasas de forma natural, gracias a un proceso llamado “apoptosis” (muerte celular controlada). Su descomposición da lugar a la liberación de citocinas y otros intermediarios inflamatorios que eliminan gradualmente las células afectadas.

–       Paso 3: Las células grasas comienzan un proceso natural de eliminación que se prolonga durante varios meses (entre 2 a 4) ya que las células inflamatorias digieren poco a poco las células grasas afectadas.

–       Paso 4: La eliminación natural de las células grasas a lo largo del tiempo da lugar a una reducción paulatina de la capa de grasa.

Este método tiene la ventaja que es un procedimiento no invasivo, sin agujas, ni incisiones, no se necesita anestesia ni analgésicos, ni tampoco se requiere de reposo. Su aplicación resulta cómoda para la mayoría de pacientes pues pueden leer, trabajar con sus portátiles, escuchar música o simplemente relajarse mientras se realizan el tratamiento. La mayoría de ellos suele reanudar sus actividades habituales, incluso regresar al trabajo y hacer ejercicio el mismo día del procedimiento.

Después de realizarse el tratamiento la piel puede sonrojarse durante algunos minutos y algunos pacientes pueden llegar a sentir hormigueo, calambres o adormecimiento en la zona tratada durante varios días. La presión del vacío puede causar hematomas que desaparece en pocos días.

“La Criolipólisis no es una técnica para reducir peso, es decir, no se recomienda para personas con obesidad, ya que es un procedimiento para reducir zonas de grasa localizada que persisten a pesar del ejercicio y la dieta. Se sugiere entre 1 a 3 sesiones según cada caso, con intervalo de 21 días”, afirma la Dra. Petit.

Se estima una reducción del 20% del tejido adiposo en cada sesión, el cual, podría ser mayor, si el paciente tiene alimentación balanceada y realiza ejercicios.

Fuente: Dra. Lorena Petit, médico cirujano especialista en medicina estética del Centro Diagnóstico Estética Láser CDEL. Teléfonos 0212 985 60 96 / 0212 985 81 81 / 0212 987 81 09. Instagram y Twitter: @CDELvizcaya

También puedes consultar: 

Desmontando mitos: La grasa que se convierte en músculo

La vitamina C, una aliada para quemar grasa del abdomen

Quema grasas comiendo frutas

Comenta y se parte de nuestra comunidad