Nuestra sociedad, tan acostumbrada a la inmediatez, promociona la impaciencia de perder peso mediante dietas milagro y pastillas todopoderosas, sin darse cuenta de que en realidad, el verdadero cambio está en los hábitos.

Por ello, es que existen los famosos “rebotes” luego de hacer una prolongada dieta, en los que las personas suben de peso súbitamente luego de abandonar la dieta por un tiempo.

Lo cierto es que, no puedes hacer un plan nutricional si no te gusta lo que consumirás. La verdadera clave está en tener consciencia de qué beneficios te aporta aquello que comes. Debes adaptar tus preferencias a tu día a día y comer estrictamente lo necesario, sin excesos.

Adelgazar no es algo que pueda hacerse con prisa. Debes organizarte, empezando por aquello que compras y terminando en planificar tus menús de la semana con anticipación. Despídete de aquellos productos que te prometan cambios rápidos y empieza a cambiar tus hábitos de manera saludable.

Fuente: El mundo

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad