A pesar de lo que se cree, el agua no es la mejor opción al momento de perder peso, de hecho, un reciente estudio reveló que las bebidas bajas en calorías (o sin ninguna) pueden ayudar a perder más peso que el exclusivo consumo de agua.

De acuerdo a la investigación realizada por la Sociedad Internacional de la Obesidad, las personas que consumieron bebidas bajas en calorías perdieron un 44% más de peso que el otro grupo que sólo tomaba agua.

Estas personas que consumieron bebidas con pocas calorías pudieron perder más de cinco kilos en relación con los que sólo tomaron agua que perdieron en promedio cuatro kilos.

Fuente: http://noticias.lainformacion.com/

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad