Un grupo de científicos de varias universidades españolas han diseñado un robot terapeuta que ayuda a los niños a realizar sus ejercicios de rehabilitación motriz, incluso, corrigiéndolos.

El robot, definido por los investigadores como un terapeuta social, es autónomo e interactivo. Entre sus funciones está la de reconocer los movimientos y gestos del niño para determinar si algún movimiento les resulta difícil o doloroso, para ayudarles.

La principal ventaja que ven los científicos es que el robot parece un juguete para niños, con lo cual para ellos es más fácil realizar los ejercicios y más motivador.

Más de un centenar de niños ya han evaluado las capacidades sociales del robot, y algunos niños con problemas motrices han probado esta terapia.

Señala la Revista Iberoamericana de Automática e Informática Industrial que tanto los padres como el personal médico que atiende a los niños que ya probaron la herramienta, indicaron que se trata de una dinàmica divertida y atractiva para los niños, por lo cual la adhesión al tratamiento de rehabilitación mejora considerablemente.

Comenta y se parte de nuestra comunidad