A pesar  que todos piensen que el hogar es el lugar más seguro para tus hijos, en realidad es en donde más cuidados debemos prestar a los pequeños debido a que están expuestos a caerse, intoxicarse, quemarse, electrocutarse entre otros riesgos. Para evitar esos problemas hay que realizar una serie de acciones que hagan de tu casa un lugar confiable.

Revisa las instalaciones de gas para que no tengan fugas y que la electricidad funciones correctamente.

  • Pídele a los pequeños que recojan sus juguetes después de usarlos para que eviten caídas.
  • Cuida que tu pequeño no utilice sillas, muebles o bancos que en mal estado para alcanzar sus juguetes y se puedan lastimar.
  • Evita que jueguen en lugares cerca de las ventanas o que se asomen por ellas si se encuentran en un segundo piso, o en un nivel más alto.
  • Mantén los medicamentos escondidos o en un lugar bajo llave para evitar que consuman alguno de estos fármacos inadecuadamente.
  • Identifica bien, o ensénale a tus hijos cuales son los productos de limpieza, insecticidas y pinturas para que los niños no se confundan y no los ingieran.
  • Supervisa al niño si está en la cocina hay algo cocinándose para evitar que se queme.

Fuente: http://www.telva.com/

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad