La propiocepción genera reacciones y respuestas automáticas, actuando como mecanismo de defensa ante movimientos que pudieran lesionar una articulación; además, regula la dirección y el rango de movimiento. Si no la desarrollamos, se vuelve lenta y desproporcionada, sin actuar con la rapidez requerida ante algún movimiento exagerado que nos pueda producir una lesión grave.

En realidad, la propiocepción corresponde a la comunicación entre el sistema nervioso central, que da instrucciones al músculo respecto a cómo contraerse, resistir ante cualquier tracción, torsión, vibración o golpe; así, nuestra respuesta para anticipar posibles lesiones se vuelve más coherente y eficaz.

Dada la importancia que te describimos sobre el desarrollo de la propiocepción, hoy te brindamos los siguientes ejercicios para que tus nivel de respuestas ante peligros de lesiones sea rápido y eficiente.

  • Split: Manteniendo una posición vertical, inclínate sobre una pierna, adelantándola lo más que puedas, sin mover el pie sobre el que te apoyas. Evita desequilibrios laterales y mantén el tronco estirado todo el tiempo. Ayúdate estirando los brazos hacia adelante bien extendidos.

split-a-tu-salud

  • Balanceo de pierna: Mantente de pie, te apoyaras en una sola pierna, y con la otra ejercerás un movimiento pendular, hacia delante y hacia atrás (recuerda llegar lo más lejos que puedas.
  • Skipping hacia adelante y hacia atrás: Realiza pasos de carrera, subiendo las rodillas al nivel de las caderas. 5 pasos hacia adelante y luego hacia atrás.

skip-a-tu-salud

  • Desplazamiento lateral: Realiza 3 pasos de carrera lateral, frenando en el último paso sobre una pierna y levantando un poco la otra; luego hacia el otro lado.
  • Isométrico sobre fitball: Coloca los pies sobre el fitball, situando tu cuerpo perpendicular al suelo, utilizando tu antebrazo como único apoyo. Mantén el abdomen y los glúteos contraídos.

fitball-a-tu-salud

Fuente: Sin Mordaza

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad