Para que la contrataran en la nueva película del clásico La Guerra de las Galaxias, Episodio VII, la actriz Carrie Fisher tuvo que perder casi 16 kilos. Su madre, la cantante Debbie Reynolds declaró que “Ella ha trabajado duro en su cuerpo durante un año, desde que la llamaron para al casting de la película”.

La nueva cinta, dirigida por el director JJ Abrahams, estuvo bajo importantes condiciones de confidencialidad; sin embargo, se filtraron las medidas a las que se tuvo que someter Fisher para poder reencarnar nuevamente a la Princesa Leia, debido a que su estado físico dejaba mucho que desear. La actriz tuvo que disciplinarse en un arduo plan de trabajo físico y dieta para poder estar lista para el inicio de las grabaciones

Fuente: Objetivofamosos.com

También puedes consultar:

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad