A veces puedes irte a acostar con la sensación de estar hinchado y de pesadez. De hecho puede que ni siquiera hayas podido abrocharte el pantalón que siempre te queda al límite. Para que evitar que esto te ocurra y puedas perder algunos gramos la mañana siguiente, aquí te dejamos algunos consejos que te ayudarán a sentir mejor.

  1. Haz ejercicio por la tarde o noche: Realizar actividad física una hora antes de cenar puede hace que aumentes los niveles de oxidación lipídica en el organismo, por lo que los mecanismos para quemar grasas se activarán hasta varias horas después de haber practicado ejercicio.
  2. Duerme una hora más: Si duermes unas siete horas puedes eliminar unas 2.500 calorías durante las 17 horas restantes de día. Si duermes una horas más puedes perder 147 calorías extras con el simple hecho de descansar en tu cama.
  3. Descansa siempre a oscuras: La melatonina es una hormona que ayuda a quemar y por ende, a perder más calorías de acuerdo a lo que publica un estudio en el Journal of Pineal Research. Este tipo de hormona es segregada de manera natural cuando está en total oscuridad, por lo que alcanza un pico de producción durante las noches sin nada de luz.
  4. Cenar poco pero con fibra y proteína: Para que tus ejercicios tengan efecto en el cuerpo, es necesario el consumo de una cena ligera. Como en la noche se consume poca energía y se mantienen las funciones vitales al dormir, si se cena poco se favorece el movimiento de grasas.
  5. Evita comer muy tarde: Puede cenar entre las ocho y nueve de la noche, dejando siempre pasar un par de horas antes de irte a la cama ya que si duermes justo después de cenar, el organismo estará activo para la digestión y puede ser difícil conciliar el sueño.
  6. Ingiere frutas antes de cada comida: Al ser una fuente rápida de energía, para adelgazar se recomienda consumirlas antes de cada comida. La hipoglucemia avisa al sistema nervioso central que hay hambre y es necesario reponer energía. Al comer una fruta con un aporta calórico bajo antes de comer, la glucosa llega rápidamente a la sangre y esa señal de necesidad de comer se interrumpe.
  7. Baja la cantidad de sal: Si a las comidas se les añade mucha sal al dormir, puedes empezar a retener líquidos y al despertar lo notarás, ya que al orinar menos tendrás más barriga, las piernas y en algunos casos, las orejas más hinchadas.

Fuente: http://elpais.com/

También puedes consultar:

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad