La mortalidad por padecimientos cardiovasculares en personas obesas mayores de 50 años disminuye en el mundo, pero aumenta su discapacidad, según un estudio realizado en naciones de altos, medianos y bajos ingresos.

Publicado en BMJ Open (marzo 2015), la investigación comparó bases de datos representativas de España, Finlandia, Polonia, China, Ghana, India, Rusia, Sudáfrica y México, y aplicó un cuestionario a 42.116 adultos mayores de 50 años, en el cual se identificó la dificultad para realizar actividades elementales, la presencia de alguna condición crónica y se les clasificó de acuerdo a su Índice de Masa Corporal.

Los resultados revelan que en países desarrollados existe una fuerte asociación entre obesidad clase II (pacientes con más de 20 kilos de sobrepeso) y la incapacidad para ejecutar situaciones básicas (bañarse, vestirse, comer, moverse dentro del hogar, ir al baño, levantarse y acostarse) en comparación con países de medianos y bajos ingresos.

“Si una persona obesa sufre un ataque cardiaco en una ciudad con altos ingresos puede sobrevivir gracias a la mejora en los tratamientos; sin embargo el corazón débil, el sobrepeso, limitará su movilidad y generará discapacidad durante su vida. En cambio, en países con recursos limitados, hay menos discapacitados debido a que muchos no sobreviven al ataque cardiaco”, dice a SciDev.Net Ai Koyanagi, coautor del estudio.

Fuente: http://www.scidev.net/

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad