Según la Organización Mundial de la Salud, en 2030, 7 millones de vidas se perderán debido a enfermedades no transmisibles, por factores de riesgo comportamentales y físicos como el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad.

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) añade que dentro de 15 años, 2 de cada 3 personas serán obesas.

Las cifras de la OMS revelan que anualmente mueren 3,4 millones de adultos como consecuencia del sobrepeso y la obesidad.

Un reportaje publicado por el Diario Vasco señala estas declaraciones de Rubén Bravo, experto en el tema y portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO):

“Hoy en día sabemos que las personas severamente obesas viven 10 años menos que las de peso normal y que cada 15 kilos extras aumentan el riesgo de muerte temprana en un 30%”

Por ello, los expertos de IMEO creen que es necesario identificar las causas actuales que provocan la epidemia de besidad y apuntar posibles soluciones. Así han elaborado una lista con los 4 pilares de la obesidad, que son los siguientes:

Una mala dieta rica en azúcar

Según la OMS consumimos más azúcar de lo que debemos. Hablamos del azúcar refinado, la glucosa y la fructosa y no del azúcar contenido de forma natural en frutas y verduras. Según la OMS, el azúcar ingerido no debe aportar más del 10% de las calorías diarias, es decir 50g para los adultos y hasta 37g para los niños, aunque por el bien de la salud, los expertos recomiendan no sobrepasar los 25g.

«Esta cantidad equivale a 6 cucharaditas de azúcar contenidas en una lata de refresco endulzado», apunta Bravo.

En este sentido debemos tener cuidado no con el azúcar que añadimos a nuestra comida, sino el que ya contienen ‘escondido’ los alimentos envasados que compramos en el supermercado.

Figura1

Sedentarismo = muchas horas de trabajo + falta de sueño reparador + inactividad física + estrés + cenas tardías

«No se trata de un concepto abstracto, sino de la suma de una serie de hábitos o condiciones que, a la larga conducen a obesidad», apunta el experto de IMEO. «Es un error pensar que la obesidad es cosa de amas de casa o personas en el paro. Un estudio epidemiológico apunta que más de la mitad de los trabajadores del estado español sufren sobrepeso u obesidad. Está demostrado que jornadas laborales excesivamente fomentan la depresión, el estrés y el mal dormir, además de aumentar el 60% el riesgo de sufrir un padecimiento cardiaco», agrega.

La falta de sueño relentece el metabolismo y aumenta los niveles de ghrelina, hormona que no sólo estimula el apetito, sino que también favorece la acumulación de lípidos en forma de grasa visceral

Dormir menos de 7 horas o tener sueño de poca calidad es otro factor que tiene relación directa con la obesidad. Por un lado, afecta los niveles de energía a lo largo del día, incide en la falta de ganas para hacer ejercicio y nos induce a comer ciertos alimentos, como café, dulces o hidratos de carbono, porque nos proporcionan energía rápida, aunque temporal.

 

efecto-rebote-a-tu-salud

No buscar ayuda profesional y decantarse por métodos milagrosos con alto riesgo de efecto rebote

Cuando hay un problema de salud, debe ser diagnosticado por los profesionales, y no con autocura o dietas milagrosas con posterior efecto rebote. No acudir a un especialista es un error capital y a la medida que pasa el tiempo, el problema se hace más grande y la solución está cada vez más lejos.

Hoy en día existe un amplio abanico de soluciones, diagnósticos precisos, tratamiento multidisciplinar y grados de cirugía aplicadas a la obesidad con atención personalizada. «Con la ayuda de la tecnología médica podemos determinar con precisión las hormonas del paciente, su estado emocional, sus hábitos alimenticios, su metabolismo basal y hasta sus polimorfismos genéticos, es decir las mutaciones en los genes relacionados con obesidad, todo esto nos permite proponer recomendaciones dietéticas adecuadas a cada individuo», explica el portavoz del IMEO.

Falta de costumbre para cocinar y cultura nutricional pobre

Los obesos de ahora están creando gran numero de obesos para el futuro. Lo confirman las estadísticas con el disparo de la obesidad infantil en las últimas décadas. «Tenemos suficientes razones para creer que los jóvenes de hoy serán la primera generación que no sobrepasará la edad de sus padres, debido a enfermedades cardiovasculares y la diabetes», afirma Bravo.

Fuente: Diario Vasco  

También puedes consultar:

OMS alerta por obesidad infantil

Niños con obesidad y sobrepeso con propensos a sufrir de prediabetes

La hormona anti obesidad

 

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad