César Román revela que en sus “treinta” es cuando ha tomado conciencia de lo importante que es para la salud cuidarse tanto en la parte de la alimentación como en los ejercicios.  De hecho, lo he asumido como una responsabilidad, y por eso he buscado profesionales adecuados, que me guían en lo nutricional y la parte física, porque lo considero una herramienta para mi salud y también para mi trabajo.

Lo primero que yo hice fue una evaluación, del metabolismo, de la grasa buena, de la grasa mala… cualquier nutricionista está en capacidad de hacerlo, señala César. Toda vez que supimos dónde teníamos que actuar, hicimos un plan de ejercicios, en mi caso de fuerza y cardiovascular que hago en el gimnasio y lo complemento con el fútbol, que me apasiona.

Hago ejercicio mínimo cuatro veces a la semana, enfocado en mi tipo de cuerpo y en las necesidades de mi organismo.

En mi alimentación he tenido que hacer un cambio de 180 grados

Cuando fui a la primera cita con mi nutricionista salí como un malcriado sin querer hacer nada de lo que me recomendó. Después que se me pasó la malcriadez, decidí confiar en ella  y cambiar mis hábitos alimenticios, cuenta César Román.

 

césar-roman-2-a-tu-salud

Muchas veces nos creamos hábitos alimenticios por tendencia y nos perjudicamos en la salud.

 

 

En mi evaluación me salió un metabolismo super lento, un metabolismo de 46 años, la primera vez que me hice la evaluación. Por eso mi dieta y mi rutina de ejercicios se planificaron para mejorar esa situación y ya me estoy acercando a mi edad real.

Yo cambié hábitos muy dañinos que tenía como no comer ningún carbohidrato. Hoy día como mis raciones adecuadas de carbohidrato con cada comida. No mezclo los carbohidratos, como los gramos adecuados de proteínas, siempre combino los carbohidratos con vegetales, en la medida adecuada, según si están crudos o cocidos.

Hago de 5 a 6 comidas diarias, 3 comidas principales y las meriendas para acelerar el metabolismo.

La fruta, que yo pensaba que tenían azúcar y eran malas, antes no las comía y ahora también las incluyo.

Con todo esto, no solo he perdido peso sino que he ganado energía, he rejuvenecido a nivel metabólico, gracias a la presencia de todos los grupos alimenticios y en las proporciones adecuadas en mi vida diaria.

 

 

Todo está relacionado con el bienestar y la salud emocional

Creo que tener bienestar y salud emocional es el principio y la base de todo. La presencia de Dios en mi vida y la de mi familia es fundamental en todas las cosas que hago, que tengo, que emprendo, cuenta César Román.

cesar-roman--3-a-tu-salud

Entendiendo su cuerpo como una bendición, como un regalo divino, uno aprende a cuidarlo.

Lo más importante para moverse para poder seguir creciendo profesionalmente, es la salud, y yo entiendo la salud como un regalo que nos da Dios y como tal hay que cuidarla y valorarla.

Hoy día aspiro cosas y sigo soñando, pero hay que estar preparado cuando Dios nos bendice y nos pone las oportunidades en las manos; así que invito a todas las personas a que vayan a una consulta con el nutricionista, que busquen una dieta personalizada, que se hagan una evaluación física y que estén preparados para las oportunidades.

Comenta y se parte de nuestra comunidad