Los snacks para niños deben ser pensados de acuerdo con su edad, que sean porciones sanas, nutritivas y pequeñas, sobre todo que sean sencillas de transportar y de comer.

Los snacks para niños deben de ser del tamaño de bocados, ya sea que les quepa algo muy pequeño en la boca, como cereal o trocitos de queso  o algo que puedan morder poco a poco, por ejemplo una barrita con fruta natural o rebanadas de alguna fruta.

Una buena forma de preparar snacks para niños es hacerles atractivos los alimentos, que tengan colores llamativos y vivos, por lo que lo natural es mejor, así que pueden hasta hacer figuras o formas divertidas como cortar las frutas en forma de canicas o hacer caritas al sándwich que vayan a ponerles en un recipiente.

Cuando vayan a preparar snacks para niños, pueden preguntarle a sus hijos que les gustaría dentro de la gama de opciones saludables que pueda ofrecerle. Ayúdenlos a que elijan y que se sientan atraídos por los alimentos.

También pueden llevar una bebida que les guste como jugos, yogurt o agua de sabores de fruta natural para acompañar.

Algunas opciones: cereal de su favorito, galletas integrales o con fruta, paletas de gelatina o hechas con yogurt, panquecitos con alguna fruta, barras de granola.

Fuente: Guíamamáybebé

También puedes leer:

Snack de calabacín y atún 

Chips de batata 

Chips de calabacín 

Comenta y se parte de nuestra comunidad