Las vacaciones son por lo general el momento perfecto para compartir con la familia, pero en la mayoría de los casos no son tan relejadas, por todas las dificultades que se atraviesa, iniciando en el aeropuerto, los retrasos en los vuelos, la pérdida de maletas o simplemente la espera puede hacer perder los nervios a más de uno. Por tal razón, flightright.es, portal para la gestión de los derechos de los pasajeros, y la agencia rumbo han creado largas listas con consejos para todos aquellos padres que desean un comienzo de vacaciones familiares sin perder las energías.

1. Una buena planificación

Para un buen comienzo de las vacaciones se debe indicar con planificación, esto supone llegar temprano para el chequeo, e incluso recomienda hacerlo vía on – line para ganar tiempo para pasar el control de seguridad y llegar a la puerta de embarque correcta. Además debes organizarte dónde tienes que estar y a qué hora es importante, ya que permitirá a los niños tomarse un descanso entre trámite y trámite, y así asegurarte de que no vas a perder el vuelo.

2. Pedir la «Asistencia Especial»

Algunos aeropuertos ofrecen servicios para familias que viajan con niños. Uno de ellos es la «Asistencia Especial», este servicio se solicita en el momento de la reserva del vuelo y un empleado del aeropuerto se reúne con los pasajeros en el punto de facturación para ofrecer ayuda hasta el momento del despegue del avión.

3. Comprobar las restricciones sobre el equipaje de mano

Antes de facturar el equipaje debes tener en cuenta cuáles son las restricciones de equipaje de mano que estén vigentes en el momento de tu viaje. Esto evitaría chequeos adicionales y hasta de pagar pagar un extra considerable por el mismo concepto, y hasta el estrés que supone recolocar todo el equipaje o tener que deshacerse de algunos objetos.

4. Áreas de recreo y guarderías

Hay aeropuertos que poseen áreas de recreo y guarderías, no dudes en usarlas, ya que es una buena manera de tener controlados a los niños y al mismo tiempo una oportunidad para ellos de hacer nuevos amigos y jugar con ellos para que el tiempo se les pase más rápido.

5. Elegir los asientos

Para aquellos que viajan con familia numerosa, lo mejor es no separarse de los niños en el avión, ya que esto solo conseguirá aumentar el estrés. Asegúrate de que reservas con antelación todos los asientos juntos y en una parte accesible del avión. También son preferibles las plazas situadas sobre las alas o junto a las ventanas, con vistas para distraer a los pequeños. Algunos aviones, en vuelos internacionales, ofrecen cunas portátiles para los bebés la cual debe solicitarla en el momento de la reserva.

6. Despegue y aterrizaje

La presión al momento del despegue o el ateerizaje es diferente, razón por la cual pueden causar dolor de oídos, obstrucción nasal y mareo. Para amortiguar estos malestares, es aconsejable tragar saliva o masticar algo. Para los bebés menores de 2 años puede servir de ayuda un tetero o darles un chupon, agua o jugos.

7. Tecnología

Descargue aplicaciones móviles en sus teléfonos inteligentes, tabletas o computadoras portátiles, así los mantendrá ocupados. Estas App son una forma cómoda y compacta d entretenimiento.

8. Control digital de tus hijos

El uso de dispositivos de monitorización para niños son el complemento ideal si quieres localizar a tu hijo en medio de un aeropuerto lleno de gente. Así, los padres llevan un transmisor mientras que el niño lleva un brazalete. Cuando el rastreador considera que el niño ha excedido el rango de distancia delimitado, suena una alarma. Los padres también tienen la opción de pulsar un botón para activar un pitido en el brazalete del niño, lo que les ayudará a localizarles más rápido.

9. Dejar que los niños mayores ayuden

Si tienes una familia numerosa aprovéchala, ya que así tienes más manos para ayudar, y muchos niños disfrutan jugando a papás y a mamás durante un rato. Deben tener en cuenta que los bebes y niños pequeños son más susceptibles de deshidratarse, por lo que deben beber agua o juugos antes y durante el vuelo, en especial si son largos.

10. Vigilar los pasaportes

Para evitar ciertos inconvenientes, como pérdidas o gastos extras, te recomendamos que seas tú el que se encargue de los pasaportes de los niños.

Fuente: ABC

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad