Para recuperar energía tenemos un gran aliado, la alimentación. Según lo que consumamos, ayudamos a una parte u otra de nuestro cuerpo. Es importante ingerir una gran fuente de hierro, que provienen de los productos de origen animal, como las carnes rojas, mariscos o huevos, verduras como la espinaca, frutos secos, cereales integrales o legumbres, que bien puedes consumir calientes o fríos en ensaladas.

Igualmente, podemos preparar jugos de frutas naturales, los cuales nos aportan grandes nutrientes y además, nos favorecerán a absorber el hierro si utilizas cítricos. Si estás embarazada, intentando quedar o ya estás en el proceso del postparto, no dudes en tomar este tipo de jugos, ya que ayudarán a recuperarte.

Mantener una rutina de ejercicios diaria es muy importante, porque nos activa y nos sube el ánimo, si se practican al aire libre mucho mejor. Sal a caminar a un parque , pasea por la orilla de un rio o nada en el mar, verás que el día se ve de otra manera.

El dormir de manera profunda y al menos 8 horas, nos ayuda a levantarnos con mayor energía, ya que el descanso te permite recuperar energías durante toda la noche.

Por último, haz caminatas debajo del sol, con una buena protección, así aumentarás el nivel de vitamina D en el cuerpo y segregaras melatonina, la hormona que regula los ciclos del sueño, y serotonina, que favorece el buen humor.

Fuente:  nosotras

Comenta y se parte de nuestra comunidad